¿Por qué calcular mi huella de carbono?

¿Por qué calcular mi huella de carbono?

Es muy probable que, si has llegado hasta aquí, estés interesado en calcular tu huella de carbono. Si es así, y estás indeciso, a continuación se muestran los motivos por los que deberías dar el paso para ello.

La huella de carbono es un indicador de sostenibilidad y de impacto hacia el cambio climático que tiene una gran importancia en el medio ambiente. Aporta información sobre la cantidad de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que una empresa, producto o servicio emite a la atmósfera, su unidad de medida es la cantidad de CO₂ equivalente. Tal impacto ambiental es medido siguiendo normativas internacionales reconocidas, como son ISO 14064, PAS 2050 o GHG Protocol en otras.


¿Qué es el efecto invernadero?

El efecto invernadero es un fenómeno natural que ocurre en la atmósfera, permitiendo que la temperatura en la Tierra se mantenga estable y gracias al cual puede mantenerse la vida en el planeta.

La superficie terrestre, tras ser calentada por el Sol, emite radiación térmica que es absorbida por determinados gases presentes en la atmósfera (Gases de Efecto Invernadero) y es irradiada en todas las direcciones. Sin embargo, una concentración elevada de estos gases también conlleva efectos adversos. Este exceso de gases provoca una mayor retención de calor, incrementando el efecto invernadero natural, dando lugar al calentamiento global y por tanto, al cambio climático.

Según el Protocolo de Kioto, los seis gases de efecto invernadero listados son el dióxido de carbono (CO₂); metano (CH₄); óxido nitroso (N₂0); hidrofluorocarbonos (HFCs); perfluorocarbonos (PFCs); y hexafluoruro de azufre (SF₆).


Consecuencias del efecto invernadero

¿Por qué calcular mi huella de carbono?

El equilibrio de la naturaleza se está viendo alterado por el aumento gradual de la temperatura en el planeta a lo largo del tiempo, y el motor principal de estos cambios, son las actividades humanas, debido principalmente a la quema de combustibles fósiles, como el carbón, el petróleo y el gas. Todo ello, supone riesgos para todas las formas de vida de la Tierra, incluidos los seres humanos.

Algunas de las consecuencias más importantes del efecto invernadero son el deshielo de las masas glaciares, migraciones de especies, escasez de alimentos y la propagación de enfermedades y pandemias entre otras.

Además, el impacto del cambio climático provoca variaciones en la producción de bienes y servicios, influyendo en las políticas ambientales de los gobiernos.

Cada vez, son más las energías renovables que se están impulsando y desarrollando como una clara alternativa a los combustibles fósiles. La dependencia energética de países con escasos recursos energéticos convencionales, la protección ambiental y la preocupación por su agotamiento, son motivos más que suficientes para luchar por energías verdes, más amigables con el medio ambiente.


Conclusión

Tal y como hemos podido comprobar, son muchos factores ambientales los que se ven afectados de manera significativa por el cambio climático. Una manera sencilla y al alcance de todos de mitigar estos efectos perjudiciales, es el cálculo de la huella de carbono.

A nivel empresarial, esta acción permite detectar posibilidades de mejora de la eficiencia energética, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y por consiguiente, un ahorro económico a medio y largo plazo.

La reducción de la huella de carbono permitirá y ayudará a la empresa a tener una imagen corporativa más sólida, destacando por encima de sus competidores. Asimismo, dará la posibilidad de abrirse camino en otros mercados donde los productos sostenibles son cada vez más demandados. Todo ello, finalmente, se traducirá en beneficios económicos.

Si quieres más información sobre el cálculo de la huella de carbono, contacta con nuestro equipo.

Otros artículos que pueden interesarte