Tipos de huella de carbono

tipos de huella de carbono

La huella de carbono mide la emisión directa o indirecta de la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) generados en la vida diaria, en una empresa o en la fabricación de un producto. En uno de nuestros artículos, vimos ¿Qué es y para qué se mide la Huella de Carbono?.

A continuación, vamos a diferenciar entre los dos tipos de huella de carbono más habituales, la huella de carbono de una organización y la huella de carbono de un producto. Sin embargo, cabe destacar que no son las únicas huellas que podemos calcular ya que existen ciertos protocolos que nos permiten hacer el cálculo de proyectos, ciudades o eventos (concierto, festival, feria…).


Huella de carbono de una organización

La huella de carbono de una organización es aquella que contabiliza la emisión directa o indirecta de la totalidad de los gases de efecto invernadero (GEI) producidos como consecuencia del desarrollo de una empresa. Es decir, solo se tiene en cuenta lo que ocurre dentro de dicha empresa.

Habitualmente el cálculo de la huella de carbono de una empresa u organización se realiza a partir de los datos recopilados durante un año, y por lo general, un año natural.


Huella de carbono de un producto

Por otro lado, la huella de carbono de un producto tiene en cuenta todo el ciclo de vida del producto, desde que se extrae la materia prima necesaria para la fabricación del producto hasta el final de vida útil y la gestión como residuo del mismo (reutilización, reciclado o depósito). En este proceso, suceden otro tipo de etapas intermedias como son el procesado, fabricación, transporte, distribución, uso y venta.


¿Para qué sirve la huella de carbono?

Tipos de huella de carbono

Justo como se indica en el Ministerio del Medio Ambiente, la huella de carbono es una herramienta útil de gestión para conocer las conductas o acciones que están contribuyendo a aumentar nuestras emisiones, como podemos mejorarlas y realizar un uso más eficiente de los recursos.  

Como se ha visto anteriormente, estas emisiones se pueden medir a nivel personal, a nivel de empresa, a nivel de producto o a nivel de evento.

  • A nivel personal: es interesante estar al tanto de cual es tu impacto sobre el medio ambiente, es un modo de colocarnos o situarnos en una escala de sostenibilidad, pudiendo hacer hincapié en mejorar aquellos hábitos que mayor impacto ambiental tengan.
  • A nivel de producto: de la misma manera que el anterior, conocer la huella de carbono de un producto nos permite realizar elecciones de aquellos productos más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. Es importante ya que la población cada vez está más comprometida y hace elecciones más sostenibles.
  • A nivel de empresa: aporta beneficio, valor y credibilidad ya que permite desmarcarnos de los competidores ofreciendo un producto o servicio sostenible. Además, la huella de carbono va a servir para poder marcarte metas y mejorar tu evolución a lo largo del tiempo.
  • A nivel de evento: puede ser muy favorable para que los asistentes se conciencien de la problemática ambiental, y se acostumbren a unos hábitos más respetuosos con el medio ambiente. Esto es algo más reciente e innovador, pero ideal para implementarlo en ferias, conciertos, eventos deportivos, etc.

Enfoques para cuantificar la huella de carbono

La huella de carbono será encaminada de un modo u otro dependiendo del enfoque o alcance específico, ya que, para cada uno de los enfoques, se aplican diferentes metodologías o protocolos que son internacionalmente reconocidos. A continuación se van a detallar los distintos tipos de enfoques: enfoque corporativo, enfoque de ciclo de vida de un producto o servicio, enfoque personal, enfoque en eventos, enfoque territorial y enfoques específicos por industria.

Enfoque corporativo

Es aquel que valora la huella de carbono que tiene una organización en un año natural. Para ello, agrupa en 3 alcances las emisiones de efecto invernadero. 

  • Alcance 1: corresponde a las emisiones directas generadas por fuentes pertenecientes o controladas por la empresa (consumo de combustibles, fugas no intencionadas de los equipos de climatización, etc.).
  • Alcance 2: son las emisiones de gases de efecto invernadero correspondientes al consumo eléctrico y/o vapor generado por terceros, es decir, son emisiones indirectas por consumo y distribución de energía. El
  • Alcance 3: engloba otras emisiones indirectas como lo son todas aquellas emisiones de gases de efecto invernadero correspondientes a viajes en vehículos que no son propiedad ni están controlados por empresa. Además, se incluye el transporte de insumos, generación y transporte de residuos. Este tipo de huella de carbono es de gran utilidad para que la empresas u organizaciones creen vínculos informativos con quienes estén interesados en ellas (clientes, proveedores, gobierno y otros).

Enfoque de ciclo de vida de un producto o servicio

Contempla la huella de carbono de productos, bienes y servicios desde la concepción del artículo hasta su salida del mercado. En algunos casos, es habitual que en ocasiones se abarque también el uso y consumo de éstos, además de la vida útil.

El procedimiento más común para este tipo de huellas es las Especificaciones para la evaluación del ciclo de vida de las emisiones de gases de efecto invernadero de bienes y servicios (PAS 2050:2011).

Enfoque Personal

A través de este enfoque se valora el impacto que generan las emisiones directas e indirectas de una persona en un intervalo de tiempo concreto. Esto nos permite ver cómo afecta la vida cotidiana de una persona al cambio climático. Es interesante conocer nuestra huella de carbono, de este modo podremos mejorar aquellos hábitos o actividades en los que tengamos mayor impacto ambiental.

Existen herramientas o calculadoras que permiten a cualquier individuo calcular su propia huella de carbono, aconsejando y recomendando la mejora de ciertas actividades.

Enfoque en Eventos

El propósito principal de estos cálculos es lograr la neutralidad de las emisiones de gases de efecto invernadero a través de la compra de bonos de carbono, para conseguir un evento neutral. Para ello se realiza el análisis de las emisiones de gases de efecto invernadero que surjan de la planificación y realización de un evento (consumo eléctrico, publicidad, traslado de los asistentes, etc.).

Enfoque Territorial

Este tipo de enfoque es interesante debido a que nos permite elaborar planes de mitigación para un área geográfica determinada. Para ello, es necesario evaluar las emisiones de gases de efecto invernadero que son generadas en el territorio objeto de estudio.

Enfoques específicos por Industria

Determina las emisiones de gases de efecto invernadero de un determinado sector, y como afecta su actividad al cambio climático. Su resultado puede servir de motivación para mejorar la eficiencia de las acciones con mayor impacto.


Conclusión

En definitiva, hay varios tipos de huella de carbono, donde destacan la huella de carbono de una organización y la huella de carbono de un producto. Además, se puede enfocar de diferente modo, esto nos va a permitir tener una mejor precisión a la hora de cuantificarla.

En Climaction ayudamos a PYMES a cumplir con los objetivos en materia de sostenibilidad. Si necesitas información contacta con nuestro equipo.

Otros artículos que pueden interesarte